miércoles, 20 de mayo de 2015

POR FALTA DE RESPUESTAS, VOLVEMOS AL PARO EL 21 Y 22 DE MAYO

Sin avances en la negociación salarial y con un fuerte retroceso para la conquista del Convenio Colectivo de Trabajo


Nuestro salario

Luego de cuatro reuniones de la Mesa Nacional de Negociación Salarial, no hubo avances en el ofrecimiento inicial que consistía en una pauta salarial de un aumento de apenas un 22% para todo el 2015, con un​a primera cuota​ de un 12% a partir del 1º de junio y un 10% no acumulativo "en algún momento a definir del segundo semestre".

Para comprender lo que ello significa, volvemos a difundir la evolución de nuestro salario de los últimos años.

Imágenes integradas 1

Tal como expresáramos a principios del cuatrimestre: muchos compañeros nos plantean que desarrollar un plan de lucha en la situación política actual significa fortalecer a la oposición de derecha. Sin embargo, ir al paro no sólo es una necesidad urgente sino hacia adelante, ya que legitimar (por las razones que fueran) la lógica de ajuste gradual significa abrir paso a las políticas de shock que vendrán de la mano del próximo gobierno -Macri y Massa ya lo han planteado explícita o implícitamente, mientras que Scioli ha hecho del equilibrio fiscal un eje de su campaña.


Retroceso en la conquista del Convenio Colectivo de Trabajo

Resulta especialmente grave que el Ministerio de Educación que había avalado el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT), ahora quiere condicionar su homologación (que debió haber sido hace 1 año) a la modificación del artículo Nº 42, que establece el programa de jerarquización docente a desarrollarse entre 2014 y 2019.

Se trata de una práctica extorsiva, ya que apunta a presionar a los docentes a aceptar un retroceso en nuestro CCT, negándonos la posibilidad de contar con un marco de derechos laborales para desempeñar nuestras tareas.

Por ello, todas las asociaciones de base de la CONADU Histórica par​aremos el jueves 21 y el viernes 22 de mayo por:

· Aumento salarial del 40%.
· Homologación e implementación inmediata del Convenio Colectivo de Trabajo.
· Salario para todos los docentes ad honorem.

lunes, 4 de mayo de 2015

RECHAZAMOS LA PROPUESTA SALARIAL DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN

Luego de la inesperada, anticonstitucional y antidemocrática exclusión de CONADU Histórica de la mesa de negociación salarial convocada el 15 de abril, las Federaciones universitarias recibieron el 27 de abril una oferta salarial lamentable, imprecisa e insuficiente: un aumento de apenas un 22% para todo el 2015, con un primer aumento de un 12% a partir del 1º de junio y un 10% no acumulativo "en algún momento a definir del segundo semestre".
 
Como venimos denunciando desde Docentes por el Cambio (ver declaración anterior), los salarios de los docentes universitarios tendieron a permanecer estancados entre 2009 y 2013 y han experimentado una caída durante los dos últimos años. Con el aumento propuesto por el Ministerio, no sólo se consolida la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios sino que se establece un nuevo recorte. Ya que, por un lado, nadie espera que el nivel de inflación de este año se ubique por debajo del 25% -habiendo previsiones de alrededor del 30%-; y, por el otro lado, no se plantea que el aumento sea retrocativo a enero de 2015.

La falta de seriedad de la propuesta queda expuesta en la ausencia de precisiones acerca del mes en que se cobraría la última cuota y de la modalidad de recomposición del nomenclador docente y de los adicionales por posgrado. Semejante vaguedad sólo puede significar una nueva prolongación de la “negociación salarial”, con la consecuente acumulación de la pérdida salarial. Ello demuestra la voluntad política del gobierno nacional de profundizar el ajuste gradual y resulta coherente con el empantanamiento de las paritarias de los trabajadores privados, al oponerse a homologar acuerdos que alcancen el 30%.
 
CONADU Histórica fue la única Federación que reaccionó frente al ajuste regresivo de nuestros salarios, llamando a un paro de actividades y denunciando la pérdida salarial y la falta de homologación del Convenio Colectivo de Trabajo. Ello le valió el inaceptable castigo del Ministerio de Educación que la excluyó del montaje de negociación que legitimaron las demás federaciones.
 
En este contexto, desde Docentes por el Cambio, invitamos a todos los docentes a participar activamente en las Jornadas Nacionales de Lucha y Protesta convocadas por CONADU Histórica para los días 6 y 7 de mayo, con asambleas, paros, clases públicas, volanteadas, radios abiertas, etc. para visibilizar nuestras demandas y fortalecer nuestra posición en la próxima reunión con el Ministerio de Educación, convocada para el 11 de mayo.
 
 * Por un 40% de aumento salarial, para recuperar lo perdido por la inflación e impedir un nuevo ajuste de nuestros ingresos.

 * Por la inmediata implementación del Convenio Colectivo de Trabajo sin reservas, único y de vigencia obligatoria para todas las universidades nacionales.

 * Contra el trabajo gratuito y por una carrera docente que garantice la estabilidad laboral
 

MÁS QUE NUNCA ORGANICÉMOSNOS EN NUESTROS LUGARES DE TRABAJO PARA IMPULSAR LA MAYOR PARTICIPACIÓN EN LAS MEDIDAS DE FUERZA.


jueves, 16 de abril de 2015

Ministerio de Educación castiga a CONADU Histórica


En una acción antidemocrática, las autoridades del Ministerio de Educación excluyeron a la delegación de la CONADU Histórica de la reunión de la Mesa de Negociación Salarial realizada este miércoles 15 de abril, impidiéndoles la entrada a sus representantes que días atrás habían sido formalmente convocados. Las razones de semejante actitud son evidentes: castigar a la única federación sindical del sector que está encabezando la pelea por quebrar el congelamiento de nuestros salarios, oponiéndose a esperar al vencimiento de la paritaria anual en junio; y, de este modo deslegitimar la medida de fuerza que estamos desarrollando durante esta semana. Tal como preveíamos cuando decidimos no abandonar el paro, el saldo de dicha reunión fue nulo: no dejó ninguna propuesta de aumento salarial ni de mejoras en nuestras condiciones de trabajo. En este contexto, resulta lamentable la complicidad de las otras federaciones que participaron de la reunión: CONADU FAGDUT, FEDUN, UDA y CTERA.

Se trata de una acción que pretende tapar el sol con la mano y que confirma la justeza de nuestro reclamo. Estamos ante un proceso de movilización que recién comienza y que nos plantea el desafío de redoblar los esfuerzos para sumar voluntades y fortalecer nuestra organización en cada aula, en cada lugar de trabajo y en las calles. Durante la próxima semana debemos promover reuniones de Comisiones Directivas de AGD y asambleas en todas las Unidades Académicas con el propósito de evaluar qué acciones y estrategias adoptar. Es necesario garantizar la unidad y la participación frente a cualquier intento mezquino de fragmentar la lucha, ya que son condición de posibilidad para cualquier conquista. A su vez, debemos impulsar el repudio por parte de los Consejos Directivos de todas las facultades frente a la arbitrariedad cometida contra los paritarios de la CONADU Histórica, esto es, contra los miles de docentes por ellos representados.

 
ü  Por aumento salarial y vigencia de CCT sin reservas.

ü  Contra el trabajo gratuito y la precarización laboral.

ü  Contra la discriminación sindical.

 

 

domingo, 12 de abril de 2015

En el CBC paramos por el Convenio Colectivo, Salarios, la institucionalización del CBC y contra la precariedad laboral

Del 13 al 18 de abril la CONADU Histórica convocó a un paro del que tomarán parte casi treinta universidades nacionales, la UBA entre ellas.
Este paro tiene como reivindicaciones centrales:

  • En primer lugar, la reapertura de las paritarias que el Gobierno, con la anuencia de los gremios afines, pretendía postergar hasta mediados de año con el consecuente deterioro de nuestros salarios (el tardío llamado a reunión este miércoles es un paso adelante, pero si no concretamos un fuerte paro será apenas una dilación más del gobierno).
  • En segundo lugar, lograr que se implemente ya el Convenio Colectivo de Trabajo en todas las universidades, así como que éstas no puedan decidir unilateralmente qué partes de este Convenio aceptan y cuáles no.
Ambas reivindicaciones nos parecen centrales: nuestro salario real se ha visto disminuido en los últimos años, y este Convenio, aunque mejorable, es una reivindicación elemental para salvaguardar nuestros derechos, de la que gozan todos los trabajadores de este país.
Pero creemos que en el CBC éstas deben acompañarse por la lucha en contra de una precarización laboral que cada cuatrimestre se profundiza, agravada desde los cambios actuales en la gestión del mismo.

La situación en el Área de Matemática no tiene precedentes en el CBC. Los intentos de quitar designaciones a auxiliares y a los coordinadores de la materia -lo cual resulta equivalente a un despido- por parte de la Gestión del CBC (que gracias a una durísima resistencia docente pudieron ser frenados por el momento), exponen la carencia de criterios pedagógicos y falta de preocupación absoluta por las condiciones en las cuales llevamos adelante nuestro trabajo, y desde luego por los estudiantes.

Nuestra situación de interinos (hace 30 años!), que tantas veces denunciamos y que se expresa en la negativa del CBC a convocar a concursos de regularización, les da esa posibilidad. Sólo enfrentando estos despidos, y avanzando a la regularización de todos los cargos, podremos tener una situación de estabilidad que permita que realicemos nuestra actividad docente, de investigación y de extensión en condiciones aceptables.

El cierre de los Talleres en la materia Semiología –ya efectivizado en algunas sedes-, es una aguda expresión de un problema central en el CBC. Casi todas las mejoras académicas en estos treinta años han surgido a iniciativa de los docentes, mientras las diversas gestiones del CBC y de la UBA han intervenido habitualmente no más que sólo para convalidar (cuando no para rechazar, como en este caso) estas mejoras. Y aún más, la convalidación o el rechazo se dan siempre arbitrariamente, sin institucionalidad alguna.

Este cuatrimestre, nuevamente asistimos como espectadores al manejo arbitrario de la distribución de comisiones entre las distintas cátedras, y a la apertura de nuevas cátedras sin que medie ni concurso ni ninguna instancia en la que esto sea discutido. El CBC fue creado hace treinta años, y es al día de hoy que el Rectorado se niega a darle ciudadanía a quienes formamos parte de él, a quienes estamos en su desarrollo cotidiano. Las decisiones se toman entre cuatro paredes, en las que no entran aspectos pedagógicos o académicos. Tampoco, como vemos, derechos laborales elementales. Al CBC, la unidad más grande de la UBA –en número de estudiantes, de docentes, y –lo que no es menor- en presupuesto-, parece no haberle llegado la Reforma de 1918 que instituyó en las universidades nacionales el cogobierno. Las autoridades se guardan bien de aceptar algún cambio: nuestro número, de obtener ciudadanía plena, haría tambalear los acuerdos por los cuales desde hace años una camarilla –en la que las alineaciones políticas parecieran ser secundarias- maneja y se mantiene en el poder de la UBA. De ahí que, como decimos, el rechazo a las arbitrariedades en Semiología, así como en otras materias, concentra el problema de la falta de institucionalización que padecemos, y que, de no avanzar en ello, permitirá que el CBC siga manejándose como un feudo en el que los cargos se reparten entre amigos, y cualquier discusión sobre cómo garantizar excelencia académica y condiciones laborales elementales queda subsumida a los intereses de quienes manejan la Universidad.

Durante la semana del 13 al 18 de Abril debemos llevar adelante un paro docente contundente por lo precario de nuestras condiciones laborales -por carecer de Convenio Colectivo-, por lo magro de nuestras remuneraciones, pero en el CBC por nuestro interinato permanente, la subrogancia, el atraso de los viáticos en las denominadas "sedes lejanas" y la falta de espacios que tenemos para discutir sobre la vida propia del CBC en áreas como la planificación de la currícula y los planes de estudio.

En el marco del paro, el día jueves 16, a las 16 hs. en la sede Ramos Mejía, se hará un debate sobre el CBC. ¿Qué lugar ocupa hoy el CBC? ¿Qué CBC queremos? Es hora de que los docentes del CBC tomemos la iniciativa que no toman las autoridades, de hacer un debate serio, riguroso, científico y político de la educación universitaria a la cual apuntar.

Además, el día miércoles 15 a las 10hs, las y los docentes de Matemática del CBC se concentrarán frente al Rectorado en reclamo de las problemáticas aún no resueltas. Este día se reunirá la Comisión de Enseñanza del Consejo Superior, donde se tratarán los proyectos presentados el miércoles pasado. Si sos docente de Matemática del CBC o te interesa este conflicto, ¡acercate!


Colectivo de Docentes del CBC (minoría en la Comisión Directiva de AGD-CBC)

Docentes x el Cambio (minoría en la Mesa Ejecutiva de AGD-UBA)

jueves, 2 de abril de 2015

¿Por qué vamos al paro los docentes universitarios y preuniversitarios de todo el país?


PARO NACIONAL DE LA DOCENCIA UNIVERSITARIA del 13 al 18 de ABRIL convocado por CONADU Histórica y al que adhieren gremios afiliados a otras federaciones

Por la defensa de nuestro salario

Los docentes universitarios iniciamos otro año encarando un plan de lucha en defensa de nuestros salarios, contra el trabajo gratuito y el fin de la precariedad laboral, entre otros reclamos. La persistencia año tras año de las mismas demandas muestra hasta qué punto las conquistas parciales de la última década -producto de la lucha colectiva- no han revertido estructuralmente la situación de la Universidad y la de sus trabajadores. Resulta especialmente grave que el funcionamiento de la Universidad siga descansando sobre miles de docentes que trabajan sin salario y bajo las más variadas formas de precariedad e inestabilidad laboral, cuestiones que directamente han desaparecido de las mesas de negociación a pesar de nuestros planteos, y que impactan en la calidad académica y en los modos de articulación con los distintos sectores sociales.
Si consideramos la situación estrictamente salarial, encontramos que luego de la recuperación del salario lograda a partir del año 2005, desde 2009 se produjo un estancamiento visible, seguido por un retroceso en los últimos dos años. La inflación se ha convertido en un mecanismo de ajuste sobre nuestros salarios -gradual, pero ajuste al fin.
El cuadro que presentamos abajo muestra la evolución del salario real anual promedio, que surge de analizar el salario bruto anual nominal promedio para un ayudante de primera con dedicación semi exclusiva con 5 años de antigüedad (cargo de referencia) y la inflación anual promedio calculada por CIFRA, el instituto de estudios de la CTA Oficialista. Allí se observa, más allá de las variaciones, un cuasi estancamiento desde 2009 que culmina el año pasado con una caída del salario real a niveles levemente inferiores a 2008. Si consideramos el índice de CIFRA la caída durante 2014 habría sido de 8,7%, si utilizamos los índices de CABA y de San Luis habría sido de un 9,6% o de un 12,4% respectivamente. Pero el acuerdo salarial es hasta junio de 2015, y mes a mes se acrecienta dicho retroceso. El hecho de que los niveles salariales de 2008/2009 (según la medición que se tome) se hayan convertido en un techo y, lo pronunciado de las caídas en los momentos de ofensiva contra el salario, señalan que no se trata de un fenómeno coyuntural y que se necesitan medidas contundentes para enfrentarlo.
En este contexto, muchos compañeros nos plantean que desarrollar un plan de lucha en la situación política actual significa fortalecer a la oposición de derecha. Sin embargo, ir al paro no sólo es una necesidad urgente sino hacia adelante, ya que legitimar (por las razones que fueran) la lógica de ajuste gradual significa abrir paso a las políticas de shock que vendrán, si no luchamos, de la mano del próximo gobierno -Macri y Massa ya lo han planteado explícita o implícitamente, mientras que Scioli ha hecho del equilibrio fiscal un eje de su campaña.
Por todas estas razones, la semana del 13 al 17 de abril los docentes de la UBA y del resto de las universidades nacionales vamos al paro.




Por la inmediata aplicación obligatoria y sin reservas del Convenio Colectivo de Trabajo

El 1 de abril se cumplió un año de la firma del primer Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) para la docencia universitaria y pre-universitaria, pero aún no ha entrado en vigencia.
La comisión paritaria que discutió durante tres años y que finalmente llegó al acuerdo, estuvo integrada por las federaciones universitarias, el Consejo Interuniversitario Nacional y el Ministerio de Educación. Luego de dicho acuerdo la mayor parte de las autoridades universitarias presentaron “reservas” frente aquellos artículos que interpretaban contarios a sus respectivos estatutos. Ante esta situación, el Ministerio de Trabajo de la Nación aún sigue dilatando su homologación. La situación de la UBA es aún peor dado que la misma se retiró de la negociación, por lo tanto desconoce en su totalidad el convenio acordado.
La entrada en vigencia del CCT único (para docentes universitarios y preuniversitarios) y de aplicación obligatoria (sin reservas) para todas las Universidades Nacionales, constituye el eje estructural alrededor del cual se articula la posibilidad de combatir las distintas modalidades de precariedad laboral que sufre la docencia universitaria y preuniversitaria de todo el país.
Dado que es resultado de un proceso de negociación paritaria, el texto aprobado no es ideal, no obstante, contiene avances significativos en materia de derechos laborales: establece reaseguros frente al trabajo gratuito y al despido de los docentes interinos con antigüedad igual o mayor a 5 años, establece un régimen de licencias, y consagra los derechos a la estabilidad laboral, a la carrera docente, al perfeccionamiento gratuito, al medioambiente de trabajo sano orientado a la prevención de accidentes y enfermedades laborales. También se jerarquizan los adicionales por títulos, zona desfavorable, riesgo laboral y dedicación excluyente voluntaria. Asimismo, establece un marco para la definición en cada Universidad de la relación docente/alumno, las dedicaciones adecuadas al tipo de función, las actividades en función del cargo y la categoría y, la regulación y control de las condiciones de medioambiente de trabajo.
Por este motivo, hoy más que nunca, el paro se sustenta en este reclamo histórico, y que las propias autoridades universitarias y gubernamentales han legitimado con su firma. La resolución de la encrucijada está al alcance de la mano, basta con revisar los tratados internacionales en el marco de la OIT, la Constitución Nacional y la legislación nacional: los Convenios Colectivos de Trabajo, sin ningún lugar a dudas, son de aplicación obligatoria y no admiten interpretaciones o reservas por parte de los empleadores.
De este modo, el paro a nivel nacional constituye una herramienta para fortalecer nuestro reclamo frente a las autoridades de la UBA, quienes se negaron a participar del proceso de negociación paritaria y a firmar el CCT con el fin de perpetuar la precariedad laboral e intensificar las arbitrariedades a través de las que “gestionan” la Universidad.
La contundencia del paro del 13 al 18 de abril será nuestra principal herramienta para lograr la materialización de las conquistas alcanzadas.

PARO NACIONAL DE LA DOCENCIA UNIVERSITARIA del 13 al 18 de abril convocado por CONADU Histórica y al que adhieren gremios afiliados a otras federaciones.

martes, 31 de marzo de 2015

Los docentes del CBC queremos seguir en nuestros cargos y participar de las discusiones acerca del futuro de ese ciclo de ingreso

El día lunes 30/03 se llevó adelante una nueva asamblea de docentes del CBC, esta vez con más de 50 colegas participando. Es que quienes dictamos clases en el CBC no queremos acostumbrarnos al maltrato institucional. No sólo nos maltratan a nosotros, sino también a la calidad de ese ciclo de ingreso, y consiguientemente a los y las estudiantes que comienzan su camino en nuestra Universidad.
Más del 90 % de quienes dictamos clases en el CBC somos “interinos/as”, careciendo así del reconocimiento de todo derecho laboral correspondiente a la docencia universitaria. Tampoco rige para nosotros/as el tan mentado cogobierno (el CBC es la única Unidad Académica de la UBA sin Consejo Directivo), ni hay políticas de investigación y extensión, pretendiendo hacer de quienes enseñamos en este ciclo meros repetidores de contenidos elaborados y decididos en otros lugares. Además no existe en quienes dirigen el CBC (sin que nadie los haya votado) ninguna preocupación real, pedagógica y académica, acerca de cómo articular la escuela media con la Universidad.

Desde el último año, y con mayor profundidad en este inicio de cursada, estamos siendo testigos y víctimas de más decisiones inconsultas. Se han cerrado cursos, algunos de ellos reabiertos bajo cátedras puestas a dedo por la gestión, se han cerrado talleres de Semiología (uno de los espacios centrales en la inserción académica en la Universidad), y no se han firmado aún muchas designaciones: todas las de los y las docentes de matemática, varias de las sedes regionales, y las nuevas designaciones para cubrir bajas por renuncia, jubilación, etc.

Quienes formamos parte del Colectivo de docentes del CBC creemos que estos hechos son signos de una situación más general que no debemos dejar de ver, y sobre la cual corresponde actuar. Hay en curso una reforma de facto del CBC, sin ninguna consulta a la comunidad académica y sin ningún criterio apropiado, pedagógica y académicamente, para el ingreso de estudiantes a la Universidad. Esta reforma incluye recortes presupuestarios, pero también reacomodamientos político-académicos y una quita de apoyo a los/as estudiantes más desfavorecidos/as.
Muestra de esto último que decimos son los casos de cátedras con posiciones académicas críticas (como es la cátedra de Fucci, en Economía) a las que se les quitaron cursos para re-abrirlos en cátedras neoclásicas (y afines a la gestión de la FCE-UBA). De igual modo en el caso de Semiología, cuyo taller ha sido históricamente de gran ayuda para el acompañamiento en la lectura y escritura académica en los primeros pasos en la educación superior, el recorte (y, casualmente, la apertura de cátedras sin talleres) perjudica especialmente al estudiantado que no ha tenido el privilegio de acceder a una educación pre-universitaria; lo cual no va a hacer más que profundizar la altísima deserción en los primeros años de Universidad. A su vez, desde las alturas se están modificando programas de materias como Matemática, ICSE e IPC, sin la menor consulta ni “aviso” a quienes efectivamente estamos frente al aula y conocemos cómo impactan los contenidos que impartimos en nuestros estudiantes, qué debiera ser reformado y qué no.
Estamos asistiendo al camino hacia una Universidad adaptada al pensamiento hegemónico, más acrítica que la actual y menos inclusiva. Lo cual, por cierto, redundará en menos cursos, con menos docentes.

Creemos que para enfrentar los recortes y arbitrariedades de las autoridades del CBC y de la UBA debemos poder discutir qué ciclo de ingreso queremos para qué Universidad. No nos conformamos con el CBC que tenemos, y no queremos reformas regresivas e inconsultas. ¡Queremos participar, con el derecho de todo docente universitario! ¡Queremos una Universidad reflexiva, crítica e inclusiva!

Este miércoles 1°, lunes 6 y martes 7 llevaremos adelante una jornada de protesta votada por la asamblea de AGD-CBC, dedicando la primera clase de cada materia a introducir a nuestros/as estudiantes en el conocimiento de la Universidad a la que ingresan y sus problemas, haciendo énfasis en las dificultades que atraviesa el CBC.
¡Vamos al paro! Por las paritarias inmediatas y un 40% de aumento salarial, en la semana del 13 al 18 de abril habrá un paro de Universidades Nacionales, convocado por todas las asociaciones de Conadu Histórica y otras asociaciones en disidencia con sus federaciones. ¡Sumemos a la medida todas las reivindicaciones de los docentes del CBC!


Colectivo de Docentes del CBC - Docentes por el Cambio


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Controversias en torno al Convenio Colectivo de Trabajo para la docencia universitaria y pre -universitaria

El contenido del CCT

Luego de varios años de negociaciones paritarias, este año se firmó el primer Convenio Colectivo de Trabajo para la docencia universitaria y pre-universitaria.
Les acercamos el documento de trabajo elaborado por CONADU HISTÓRICA, que reproduce el Convenio completo y cuenta con un análisis teórico del mismo. 

El documento final tiene un contenido controvertido ya que establece algunos reaseguros respecto a la prohibición del trabajo gratuito, régimen de licencias, estabilidad laboral y carrera docente, aunque por otra parte, no establece mecanismos claros ni para la renovación de los cargos regulares ni para la incorporación a la carrera docente de los docentes interinos, no contiene la figura del docente-alumno (ayudante de segunda) y presenta una asimetría entre los derechos de docentes regulares e interinos en lo que hace a las licencias; y, no es claro en cuanto a la forma y el carácter que adoptarán las instancias locales de negociación.
Sin embargo, aun con esas falencias, la aplicación del piso establecido por el CCT significaría un avance para la mayoría de los docentes universitarios, en particular en la UBA.

Por esa razón, tal como analizamos desde DxC en el marco de las discusiones desarrolladas al interior de AGD, la principal deficiencia del CCT firmado es que otorgó a los rectorados de las Universidades Nacionales la posibilidad de plantear reservas sobre sus artículos. Si un convenio no obliga al empleador a aceptarlo en su totalidad no se trata de un convenio. Justamente la característica principal de cualquier CCT es que establece una obligatoriedad en su cumplimiento para todos los trabajadores de la rama de actividad.

Por este motivo, nos pronunciamos por la no firma del CCT hasta tanto no quedara claro su aplicación obligatoria (ver).

La situación actual del CCT

Hoy podemos decir, lamentablemente, que no estábamos equivocados. Como destaca la nota “Un convenio colectivo para casi todos” varias universidades formularon reservas  invocando la autonomía y la colisión de algunos derechos con los estatutos universitarios. Por tal motivo, el CCT para la docencia universitaria se elevó al Ministerio de Trabajo para su homologación con el “aviso” de algunas universidades de que aplicarían algunos artículos y otros no. Modalidad inédita para un CCT.

La situación se agrava ante la actitud del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación (MTEySS), que aún no efectuó la correspondiente publicación del CCT en el Boletín Oficial. La demora del MTEySS en la homologación del CCT nos quita la posibilidad de reclamar su inmediato cumplimiento como un punto de partida para el reclamo de nuestras reivindicaciones históricas. Al mismo tiempo, si convalida las reservas efectuadas por los rectorados de las Universidades Nacionales constituye una situación completamente irregular (y vergonzosa) en términos del derecho laboral vigente.

Ante esta situación, el 20 de octubre la CONADU HISTÓRICA junto al resto de las federaciones de docentes universitarios y pre-universitarios presentó un escrito reclamando al MTEySS el cumplimiento del procedimiento legal para la publicación del CCT y su registro sin reservas. No obstante, habiendo transcurrido holgadamente los cinco días hábiles, el Ministerio no ha respondido ni notificado a nuestra federación de decisión administrativa alguna.

De acuerdo con los asesores legales de la CONADU HISTÓRICA, dicha demora injustificada, no obstaculiza en lo formal, que reclamemos su plena vigencia en todas las Universidades Nacionales, amparados en la Ley Nº 23.929 y el propio Decreto 1007/95 que establecen los plazos que ya se encuentran totalmente vencidos y nos habilitan para exigir la aplicación del CCT. Esto es, rige jurídicamente la homologación tácita y por ende, la vigencia del CCT.

La situación de la UBA

La situación de la UBA es aún peor dado que la misma se retiró de la negociación, por lo tanto desconoce  en su totalidad el convenio acordado ¿Por qué la UBA no quiere reconocerlo?

La UBA podría haber optado por realizar las reservas como el resto de las universidades hizo (algunas efectuaron más de 20 reservas y en un caso 62 objeciones) invocando la autonomía y la contraposición de algunos artículos con el estatuto universitario. Sin embargo optó directamente por desconocerlo completo.

Ya de por sí es objetable que se realicen dichas reservas. Si algún artículo se contrapusiera con el estatuto de la universidad lo correcto sería adecuar el estatuto al CCT dado que la negociación que establece derechos laborales se encuentra por encima de cualquier regulación autónoma que se establece en cada Universidad. Pero la UBA no podría decir, por ejemplo, que el trabajo remunerado es contrario a su estatuto, ni podría decir que la inestabilidad de más del 60 % de los docentes que se encuentran como interinos es debido a una norma estatutaria. Es por eso que la UBA ha decidido directamente retirarse y desconocer completamente este convenio.

Para la UBA la aplicación del CCT implicaría rentar a más de 6.600 docentes ad honorem, no tocar los cargos de los docentes que se encuentran hace más de 5 años en condición de interinos y proceder a su regularización, implementar una carrera docente con ingreso transparente y con permanencia sujeta a evaluaciones periódicas, implementar un régimen de licencias que nombre docentes suplentes cuando un trabajador debe ausentarse por algún motivo, garantizar condiciones de higiene y salubridad en todas los lugares de trabajo. Está claro que el argumento de la autonomía universitaria, es una falacia.

La actual gestión del rectorado de la UBA opta conscientemente por perpetuar el trabajo gratuito, la precarización laboral, las arbitrariedades en las designaciones y las bajas de los docentes, la inestabilidad, el disciplinamiento laboral y consecuentemente opta por el deterioro de las condiciones de trabajo que redundan en una pérdida de calidad educativa. Parece estar más interesada en la oportunidad de negocios que le brinda esta casa de estudios que en brindar la más alta calidad de educación superior.

Mención aparte merece el franco engaño de gremios como FEDUBA que presentan la aprobación del CCT como un hecho sin informar a sus afiliados que la UBA se niega a aplicarlo. De igual modo ADUBA anuncia que el convenio es de aplicación obligatoria para los docentes de todo el país cuando está claro que en todo el país se ha permitido el incumplimiento de distintos apartados del mismo ¿Qué harán estos gremios para que el convenio se aplique en la UBA? Corremos el riesgo que se sienten en una mesa de negociación local a establecer condiciones por debajo del convenio colectivo ya acordado.

Es necesario que todos los docentes nos involucremos en este debate y en la pelea por la aplicación en la UBA del CCT que, si bien es mejorable, establece un piso mínimo de derechos que nos permitirá seguir luchando por lograr condiciones de trabajo dignas